22 marzo, 2014

Boquerones en adobo sin raspas

*Hoy mi marido ha hecho migas de maíz (éstas están reflejadas en una entrada de recetas más antiguas). Las hace él, porque les ha pillado el punto y tiene más paciencia que yo para su elaboración. Solemos hacerlas con boquerones adobados, junto con otros acompañamientos variados. Al echar un vistazo al blog, me he dado cuenta de que en su día no puse la elaboración de los boquerones, así que ahí va, para degustación y deleite de vuestros comensales.

Ingredientes:
½ kilo de boquerones
Harina de maíz algo gruesa (la utilizada para las migas) o harina de arroz (el resultado es que es más blanquecino).
1 cucharada de perejil picado natural (el envasado también vale)
Aceite para freir

Para el adobo:
2 ó 3 ajos enteros y aplastados
1 cucharada de orégano
1 vaso de vinagre
½ vaso de agua
1 cucharada de pimentón dulce (apto)
sal

Preparación:
Limpiamos los boquerones. Primero, cabeza y vísceras, después la espina o raspa (se le pide al pescadero si es de confianza). Si no, me lo pedís y os lo explico, es fácil.

Los lavamos y ponemos en un bol junto con los ingredientes indicados “para el adobo”. Tapamos con film transparente y dejamos macerar en el frigorífico por lo menos de 6 a 8 horas. Trascurrido el tiempo procedemos a sacarlos del marinado, los ponemos sobre algunos papeles absorbentes.

Ponemos en un recipiente la harina junto con el perejil, mezclamos y enharinamos los boquerones. Una buena opción para no ensuciar tanto, es poner poca cantidad de la mezcla de harina, dentro de una bolsa e ir metiendo dentro de ella de pocos en pocos los pescados y enharinamos.

Ponemos en una sartén caliente el aceite y vamos por tantas friendo el pescado y colocando en un plato con papel absorbente. Emplatamos y servimos. Están crujientes y con  un sabor exquisito.
Nota: Si no los queréis tan intensos de sabor, bien porque hay niños o bien porque no os guste fuertes, tenedlos menos tiempo en el adobo.

Nota: Este plato sirve como acompañamiento de muchos platos como las migas. Pueden integrarse en comidas de cuchara como el pimentón o fideos o simplemente como entrante acompañado de alguna salsa.

Publicar un comentario