19 julio, 2014

Arroz jazmín coronado de picada de carne



*Con sabor especial. A mis hijos les encantan, eso sí, con salsa de tomate derramada desde arriba. Estoy recordando esos momentos, ellos pasándose con la salsa y yo regañando, por la gran cantidad que echan. Disfrutan una barbaridad. Yo, toda prudente, me sirvo así, tal cual se ve en la foto, pero estupendo también y ello...imaginación al poder.

Ingredientes:

Para el arroz jazmín:
1 vaso de los de agua de arroz jazmín
2 vasos de los de agua de agua
Aceite de oliva virgen extra
2 ajos
1 hoja de laurel
Sal y pimienta

Para la picada de carne:
200 gramos de carne picada de ternera
1 cucharadita de ajo molido deshidratado
1 cucharadita de cebolla molida deshidratada
Un poco de nuez moscada
Un pelín de clavo molido
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta y sal

Para la decoración:
Queso parmesano
Huevo cocido

Para la guarnición:
(opcional)
Tomate frito
Mayonesa
Aceite, pimienta y sal

Preparación:
Del arroz:
En una cazuela ponemos un par de cucharadas de aceite y freímos un ajo con piel chapado, así evitamos que explote, lo protegemos que se quemen con más facilidad y amargue y además conseguimos que desprendan más sabor. Lo sacamos.

En esa misma cazuela y aromático aceite, echamos el arroz, salpimentamos, lo revolvemos un poco y vertemos el agua, el laurel y dejamos cocer. Cuando comience a hervir, echamos algo de más sal, bajamos al mínimo el calor y dejamos cocer lentamente y tapado,

Cuando el arroz haya absorbido todo el agua (de 12 a 15 minutos), tapamos con film trasparente, colocamos la tapadera de la cazuela y dejamos reposar unos 10 minutos.

De la carne picada:
Mientras, en una sartén ponemos con calor fuerte un poco aceite y echamos la carne picada y comenzamos a removerla. A la misma vez, vamos incluyendo todas las especias sin dejar de remover la carne. Cuando cambie la tonalidad de color rosado a marrón, apartamos y reservamos, porque de lo contrario, la resecaríamos y perdería sus jugos naturales.

Presentación:
Tomamos una taza y la llenamos de arroz, apretamos un poco y volcamos rápido sobre el plato de presentación (si tenemos aros de emplatado, lo utilizamos para ello). Yo tengo, pero estoy acostumbrada a hacerlo con tazas cuando no teníamos esos accesorios tan a mano o fácil de conseguir y ahora, se me olvida casi siempre utilizarlos, jeje.

Con otra taza más pequeña, de café o parecida (también podemos realizar con un aro de emplatar más pequeño), la llenamos de carne picada, apretamos un poco y rápidamente y con cuidado colocamos encima la porción de arroz emplatado.

Decoración y guarnición:
Decoramos con el queso rallado por encima, huevo cocido desmigado o como queramos; o con lo que más nos apetezca o tengamos a mano.

Igualmente podemos echarle imaginación, gusto o lo que tengamos a mano para la guarnición. Servimos.

Buen provecho,

Publicar un comentario