18 octubre, 2014

Albóndigas especiadas en salsa suave de tomate sin gluten


*Muy tiernas y con un toque especial. Estupendas

Ingredientes:
Para las albóndigas.-
700 gramos de carne picada mixta (cerdo y vacuno)
1 huevo
3 ó 4 cucharadas de pan rallado sin gluten
1 cucharada de salsa ketchup
1        “          de    “     tamari (soja sin gluten)
1        “          de perejil picado envasado
1 cucharadita de postre de cúrcuma
1        “           de     “      de cebolla deshidratada
1        “           de café de comino molido
1        “           de    “    de jengibre en polvo
1        “           de    “    de ajo deshidratado
(todas las especias sin gluten)
Pimienta negra recién molida
Sal
Aceite suave de oliva (para freírlas)


 Para la salsa.-
100 ml. de vino de Sake (vino de arroz), vale vino blanco
100 ml. de agua
100 ml. de leche de soja (o cualquiera otra vegetal o no)
300 gramos de tomate triturado
2 cucharadas de azúcar moreno
½ cucharadita de café de canela molida sin gluten
Sal

Preparación:

Para las albóndigas.-
Introducimos todos los ingredientes en un bol, mezclamos muy bien y dejamos reposar topando con films transparente una media hora en el frigorífico. Si lo dejamos más tiempo, no importa porque se mezclan más los sabores.

Sacamos del frigorífico y procedemos a hacer unas bolas del tamaño de una nuez más o menos. Podemos hacerlas con dos cucharas, también con el utensilio de hacer bolas de helado o bien con una taza medidora de ese tamaño, después las perfeccionamos más si queremos.

Yo las hago a veces a la antigua usanza: manos bien lavadas, me las unto con aceite, tomo una porción orientativa y las redondeo y voy colocando en una fuente hasta terminar con la mezcla.

Ponemos aceite abundante en una sartén y las doramos por todas partes, pero no mucho, porque después van a seguir cocinándose. Las vamos colocando en la sartén o cazuela donde posteriormente vayan a cocerse con la salsa.

Vertemos sobre las albóndigas formadas el sake o vino y dejamos evaporar el alcohol. Seguidamente, echamos el agua y dejamos cocer unos minutos hasta que reduzca el líquido.

Para la salsa.-
Añadimos el tomate triturado, la leche, la canela, el azúcar, un poco de sal y dejamos cocer con calor lento unos 30 ó 40 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

Si vemos que se nos queda una salsa espesa para nuestro gusto podemos añadimos más leche, si sucede lo contrario, esperamos unos minutos más a que evapore líquido de la misma. Por último, comprobamos el punto de sal y acidez por si tenemos que añadir sal o azúcar y apartamos.

A la hora de servirlas, podemos acompañarlas con patatas fritas, arroz, pasta, etc…Buen provecho y espero que os guste.



Publicar un comentario