16 octubre, 2014

Ensalada de pollo, manzana y anacardos


*Ideal para una cena completísima. El incluir la manzana para mí es un alivio, porque aparte de incluir un sabor agridulce a la ensalada, que me encanta, la digiero mejor porque por sí sola me sienta mal. Si además añadimos unas pasas o trocitos de algún fruto deshidratado queda insuperable, aunque en esta ocasión no los añadí porque no los tenía.


Ingredientes:

Tomates
Hojas de lechuga
Pechuga de pollo o pavo (vale sobrante con anterioridad)
1 Manzana
Anacardos tostados
Aceite de oliva virgen extra
Unas gotas de zumo de limón
Orégano envasado (mejor fresco picado)
Sal y pimienta

Preparación:

Ponemos a asar un par de filetes de pechuga de pollo o pavo salpimentada en una plancha o sartén antiadherente cuando esté caliente con unas gotas de aceite de oliva virgen extra. También vale pollo asado o frito sobrado del día anterior o de otra preparación.

Mientras se asa el pollo, en un cuenco o bol pequeño echamos unas gotas de zumo de limón y un pelín de pimienta molida e incorporamos mezclando despacio aceite suficiente para aliñar la ensalada. Reservamos.

Preparamos el resto de los ingredientes, lavando y cortando del tamaño que queramos las hojas de lechuga, los tomates y en último lugar las manzanas. Colocamos después en una fuente o ensaladera.

Apartamos los filetes, que para entonces ya estarán hechos y reservamos unos minutos para que templen y después trocearlos.


Mientras tanto ultimamos la ensalada, repartiendo los anacardos, colocando los trozos de pechuga y por último aliñándola con la mezcla de aceite reservada. Esparcimos algo de sal y orégano envasado (mejor fresco picado) y servimos.


Publicar un comentario