24 enero, 2015

Ajillo de magra sin gluten


*Plato típico del pueblo de mi padre y aún va pasando de generación en generación, aunque muy parecido se elabora en otras lugares, yo lo hago como me enseñaron. Algo tendrá cuando seguimos haciéndolo como nuestras abuelas.

Ingredientes:

750 gramos de magra (jamón o paletilla de cerdo)
1 hoja de laurel
1 pimiento seco
20 almendras enteras
Media cabeza de ajos
3 ó 4 tomates (mejor maduros)
2 rebanadas de pan sin gluten
2 cucharadas de vinagre blanco
1 vaso de agua
½ vaso de los de agua de vino blanco
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta recién molida
½ cucharada de pimentón dulce
1 cucharada de cominos enteros
1 ó 2 cucharadas de azúcar
Sal
Agua

Preparación:

Primeramente ponemos en remojo con el vinagre una de las rebanadas de pan dejándola reservada.

Ponemos una paila, sartén grande o cazuela a calentar (antes lo hacían en cazuela de barro en el fuego, pero con la vitro no se puede). Echamos aceite que cubra el fondo (si es preciso le vamos añadiendo después más). Cuando esté caliente, echamos los ajos pelados, los doramos un poco, sacamos y reservamos. Seguimos friendo el pimiento seco, reservamos también, con las almendras hacemos lo mismo y por último una de las rebanadas de pan.

Tras toda esta fritura si fuera escaso el aceite, añadimos más y si vemos que está algo quemado, lo desechamos y echamos aceite limpio al fondo de la paila o sartén e incorporamos la carne limpia y troceada. La salpimentamos, marcamos y mareamos un poco, añadimos la hoja de laurel, el vaso de agua y el vino blanco, esperamos a que evapore el alcohol y echamos los tomates pelados y troceados. Salpimentamos y añadimos el azúcar.

 


Mientras cuece y se hace la fritada de los tomates, nos encargamos del majado aunque no descuidamos la carne que menearemos de vez en cuando.
Primero machacamos los cominos en un mortero, incluimos las almendras y hacemos la misma operación, seguido del pimiento seco, después los ajos, la rebanada de pan frita y por último macharemos un par de ajos crudos pelados. Como no se podrá machacar todo de una vez, vamos sacando del mortero majado y reservando en un plato (yo al final tuve que utilizar la picadora y darle un par de avances a la picada, sobre todo porque el pimiento seco no conseguía machacarlo bien). 




Añadimos la mezcla del majado a la fritada que está cocinándose y la rebanada que teníamos ablandando el vinagre también desmigada, ponemos el calor bajo y esperamos a que esté tierna la carne y frito el tomate. Si reduce bastante la salsa, que lo hará, añadimos algo de agua de vez en cuando hasta su terminación y consiguiendo el punto de consistencia de la salsa adecuado a nuestro gusto y al de los demás. Yo lo Serví con arroz cocido aromatizado, pero podéis con lo que queráis.

Nota: Realmente esta receta no se acompaña con nada, sólo con pan para el mojeteo. Qué no es poco! jajaja, 

Espero que os guste y besos para todos.






Publicar un comentario