06 febrero, 2016

Hojaldres de cristal sin gluten

 *Una manera de solucionar de manera rápida y fácil improvisadas visitas y compromisos que nos surgen. O por qué no? Antojillos que de vez en cuando se nos pasa por la cabeza o nos sugieren los demás. Claro está si tenemos hojaldre en la nevera. Yo siempre suelo tener por estos y otros temas, así como su tiempo de caducidad es corto, me sirve para ingeniar alguna receta o repetir alguna que otra elaborada anteriormente y que los míos me agradecen.

Ingredientes:

1 placa de hojaldre sin gluten
Aceite de oliva suave
Azúcar (cantidad necesaria).
Anís dulce           

Preparación:
Sacamos del frigorífico la lámina de hojaldre media hora antes de su elaboración. Cuando nos dispongamos a su preparación, precalentamos el horno a 180ºC.

Acto seguido, extendemos la lámina de hojaldre sobre la superficie de trabajo, bien sea una mesa o encimera y comenzamos a extenderla ayudándonos con un rodillo o en su defecto con una botella nos apañaríamos. Con cuidado vamos pasando el rodillo dejando lo más fino posible que podamos el hojaldre.

Después cortamos la lámina en trozos rectangulares más o menos de la misma medida con ayuda de un corta-pizzas o cuchillo afilado, si preferís que sean iguales por cuestión de presentación o porque os apetece, los medís (yo no lo hice).

Como las placas de hojaldre que yo compro son redondeadas, los extremos sobrantes los junto, amaso un poco y vuelvo a pasar el rodillo, aprovechando la totalidad de la masa. Acto seguido los colocamos sobre papel de vegetal en una bandeja de hornear.

Pintamos las superficies con aceite vertiendo unos hilos y pasándoles después con una brocha, papel de cocina o con las yemas de los dedos (contamos que están limpios) y después espolvoreamos abundante azúcar por encima.

Horneamos unos 15 minutos o hasta que estén bastantes doradas. Abrimos el horno con cuidado, sacamos la bandeja, la apoyamos sobre un sitio seguro y con precaución vertemos un buen chorreón de anís sobre todas las tortas o cocas (como las queráis llamar) con cuidado de no quemarnos.

Volvemos a introducirla por unos cuantos minutos más en el horno para que evapore el alcohol y sequen las porciones de hojaldre, vigilando que no se quemen. Sacamos y dejamos enfriar en unas rejillas para que queden crujientes. Están buenísimas…

Espero que os gusten,


Publicar un comentario